La implementación de prótesis prolonga la vida útiles de los bovinos.

Los “dientes postizos” para vacas son tan curiosos como útiles

No deja de ser una novedad, aún para quienes están emparentados con las tareas agrícolas, la existencia de “dientes postizos” para vacas o, como técnicamente se denominan, “prótesis bovinas”.  “El Periodista Rural” habló con Bert Millenaar, un holandés que visitó 3 arroyos en enero y que posee un Laboratorio Protésico Dental especializado en Animales.

Tienen veinte años de existencia y uso en el país. Sin embargo, aun para quienes están emparentados con la tarea agrícolas, no deja de ser una novedad que existan “dientes postizo” para vacas o, como técnicamente corresponde denominarlas, “prótesis bovina”. quizá esa ignorancia este dada en el hecho de que no son habituales en esta zona, donde los pastos son blandos y la ingesta de alimentos no resulta dificultosa ni provoca un rápido deterioro en los animales, cosa que si ocurre en sitios donde predominan los pastos secos o los suelos arenosos, como La Pampa o Corrientes.

Bert Millenaar, un holandés que lleva más de cincuenta años en Argentina y que recientemente estuvo de visita en Tres Arroyos, donde fue recibido por la cónsul  lda Van Mastrigt, posee desde 1958 un laboratorio protésico dental que se especializa en vacas lecheras y Cebú. Ante “El Periodista”, explico que las prótesis nacieron en Estados Unidos y México y que desde hace 20 años, se aplican en el país.

Las prótesis se colocan en los animales lecheros antes de que se le gasten los dientes. Una vaca posee ocho dientes debajo, careciendo de ellos en el maxilar superior. Al comer, agarra el pasto con la lengua y lo desplaza sobre los dientes inferiores, que actúan a modo de guadaña. Los dientes postizos son necesarios cuando los naturales comienzan a desgastarse.

Millenaar sintetizo el implante de la siguiente manera “Se toma el animal por la nariz, se le abre la boca, se la atrapa la lengua y se lo toma el molde del maxilar inferior. Ese molde se lleva al laboratorio y, después de dos semanas, se vuelve al rodeo para ser implantada la prótesis. Con ella, el animal seguirá comiendo y disfrutando de su vida útil”.

El costo de la prótesis, cuya demanda mayor esta-como se dijo-, en las zonas de la Pampa y Corrientes, y cuyos principales “clientes” son vacas lecheras y Cebú, ronda en promedio los $250 por animal terminado. No obstante, también depende de la cantidad de ejemplares que conformen el rodeo, en cuyo caso los valores pueden resultar inferiores.

Millenaar defiende el precio del producto, al que no considera un gasto, sino una inversión. Debe tenerse en cuenta que “con la utilización de la prótesis, al costo de una cría, el animal puede dar hasta tres crías más, así que resulta muy positivo”.

Quienes deseen conocer más sobre prótesis vacunas pueden contactarse con el laboratorio de Bert MIllenaar, que queda en Bella Vista, provincia de Buenos Aires, a través del e-mail btmillenaar@gmail.com